Pregutas frecuentes en Reumatología

¿Qué es el Lupus Eritematoso Sistémico (LES)? 

Es una enfermedad autoinmune de diagnóstico complejo que puede afectar prácticamente cualquier órgano o tejido del cuerpo humano. Si bien puede ser una enfermedad grave e incluso puede causar la muerte, realizando un diagnóstico y tratamiento oportunos se pueden evitar las complicaciones y por ende, salvar la vida en la mayoría de los casos. 


¿Qué causa el lupus eritematoso sistémico? 

No éxiste una causa única ni establecida que origine el lupus, es debido a la conjunción de diversos factore; sin embargo se han reconocido factores de riesgo genético (herencia), hormonales y probablemente ambientales como algunas infecciones por virus. Debemos distinguir que existe un Lupus que se origina por uso de Medicamentos pero no se le llama Eritematosis sistémico.
 

 

¿Por qué se le llama “Lupus”?  

La palabra “lupus” significa lobo en latín. Muchos pacientes con esta enfermedad manifiestan una erupción cutánea en la cara que semeja las marcas faciales de ciertos tipos de lobos. Esta erupción cutánea también es conocida, en la mayoría de los casos como “en alas de mariposa” debido a su parecido con esta figura.  
 

 

¿En quién ocurre esta enfermedad, y qué tan frecuente es?  

Puede darse a cualquier edad, aunque es mucho más frecuente en mujeres jóvenes en edad reproductiva (mujeres jóvenes), es decir después del inicio de la menstruación y hasta la menopausia. La ocurrencia en hombres es de 1 por cada 9 mujeres. En la población general hay aproximadamente un paciente con LES por cada 2,000 habitantes. 

¿Qué manifestaciones clínicas (molestias) ocasiona el LES?  

Los síntomas y los signos varían dependiendo del órgano o tejido afectado. El LES puede causar alteraciones en estudios de laboratorio que pueden no ser detectados a través del interrogatorio o en el examen físico. Es importante mencionar que cada paciente es diferente y no necesariamente tienen que ocurrir todas las manifestaciones clínicas del LES para considerar a un paciente enfermo de éste padecimiento.  

Puede causar síntomas como cansancio excesivo, fatiga, fiebre, malestar general, pérdida de peso, hinchazón de piernas, llagas o úlceras en la boca. Puede presentarse dolor y en ocasiones inflamación articular con mayor frecuencia en las manos, muñecas, rodillas y pies. 

También puede producir erupciones cutáneas en el rostro, de color rojizo a morado en forma de alas de mariposa, o en otras partes del cuerpo en forma de círculos, lesiones conocidas como lupus discoide. Adicionalmente puede haber caída excesiva de cabello. 

La afectación al riñón es particularmente delicada y puede no ser detectada hasta que la función renal ha sido alterada considerablemente. Es la más común de las manifestaciones graves de la enfermedad y si no se trata adecuada y oportunamente, puede ser irremediable la pérdida de la función del riñón. 

La pericarditis es la inflamación de la capa serosa que recubre al corazón (pericardio), y lo que genera dolor en el pecho y sensación de falta de aire. En raras ocasiones el LES puede causar inflamación del corazón propiamente, y si sucede, ocasiona agotamiento con poca actividad física o retención de líquido en piernas y pies.  

La pleuritis o inflamación de la cubierta de los pulmones (pleura) es la afección pulmonar muy común y se manifiesta como dolor punzante en el pecho, en la espalda o en el costado, que ocurre especialmente al inspirar, es decir meter aire a los pulmones profundamente.  El dolor suele ser descrito como “si se clavara algo afilado en el pecho o punzada en un costado o espalda” 

La neumonitis o inflamación del pulmón es mucho más rara pero de mayor gravedad y suele causar tos seca o con producción de moco, así como sensación de falta de aire y en muy raras ocasiones, presencia de sangre en las expectoraciones. La neumonitis, al igual que el daño renal debe ser detectada oportunamente para su tratamiento. 

De manera poco frecuente pero no poco importante puede existirperitonitis caracterizada por dolor abdominal intenso, náusea y vómito que puede similar un cuadro de abdomen agudo.

 

El LES puede afectar el sistema hematológico con relativa frecuencia, el espectro varía desde cuadros asintomáticos como anormalidades persistentes de la Biometría hemática (Leucocitos bajos, Linfocitos bajos, Plaquetas bajas) hasta cuadros graves como la anemia hemolítica, sangrados e infecciones frecuentes.

¿Cómo se diagnostica el LES?  

El diagnóstico de esta enfermedad se realiza basándose en el análisis del conjunto de síntomas y hallazgos durante la exploración física, apoyandose en estudios de laboratorio y descartando las múltiples causas que se asemejan a LES.

La prueba de anticuerpos antinucleares es positiva en la mayoría de los enfermos con lupus; sin embargo, esta prueba puede ser positiva en un número significativo de individuos sanos, por lo que no debe ser utilizada como el único criterio para el diagnóstico de esta enfermedad. Otras pruebas de laboratorio que ayudan al diagnóstico del LES es la biometría hemática, la química sanguínea completa y el examen general de orina. Finalmente, existen otros anticuerpos que se pueden encontrar en pacientes con LES como los anticuerpos anti-DNA, que pueden ayudar al diagnóstico pero no están presentes en todos los pacientes; sin embargo son auxiliares para el reumatólogo en la evaluación de cada paciente.  

¿Cómo se trata el LES?  

El tratamiento del LES incluye medidas generales así como uso de medicamentos y depende en gran parte del tipo de manifestaciones clínicas que estén ocurriendo en un momento dado. Dentro de las medidas generales, se incluye una dieta balanceada y adecuada en calidad y cantidad. Los pacientes con LES deben evitar exponerse directamente al sol y deben utilizar bloqueador solar, además de gorra o sombrero en el caso de que la exposición solar no pueda ser evitada.

 

Información recabada por expertos certificados en el Tema, con apoyo de material para pacientes del Colegio Americano de Reumatología y Clínica de Lupus del hospital Johns Hopkins