Sobre Síndrome Antifosfolípido (SAF)...

 

 

 

 

¿Que es el Síndrome antifosfolípidos?

 

APS es una enfermedad autoinmune que puede causar la coagulación frecuente en las arterias y venas así como abortos involuntarios y morbilidad obstétrica.

 

La presencia de proteínas en la sangre llamada autoanticuerpos antifosfolípidos (comúnmente llamados APL) formados contra los propios tejidos de la persona genara los cambios típicos de la enfermedad. Estos autoanticuerpos interfieren con la coagulación, lo que lleva a un aumento de la formación de coágulos dentro de venas o arterias (trombosis) lo que genera que el flujo sanguíneo se detiene debido a un coágulo.

 

¿Como se Manifiesta el SAF?

 

El daño causado por esta coagulación puede variar dependiendo del sitio dónde se formó y alojó el coágulo. Por ejemplo, los pequeños coágulos repetidos en el corazón pueden causar engrosamiento de la válvula cardíaca o daño, con el riesgo de coágulos que liberan a la sangre (llamado una embolia arterial).

 

Los APL también puede estar asociado con los ataques al corazón e infartos cerebrales en personas jóvenes sin factores de riesgo cardiacos conocidos.

 

Prácticamente los coágulos de sangre de los APL pueden ocurrir en cualquier parte de la circulación y pueden afectar a cualquier órgano del cuerpo.

 

Los coágulos que se forman en las venas se producen con más frecuencia en las piernas.

 

Los coágulos de sangre en las venas de las piernas pueden romperse y viajar a los pulmones, causando una condición muy grave llamada embolia pulmonar. Pulmonar bloques embolia flujo de sangre en el pulmón y disminuye la cantidad de oxígeno en la sangre.

En unos pocos casos, los eventos trombóticos repetidos pueden tener lugar en un breve periodo de tiempo, llevar a daño progresivo de varios órganos. Esta condición aguda y mortal que se llama Síndrome antifosfolípido catastrófico.

 

Los pacientes con SAF pueden sufrir de otros problemas, incluyendo bajo número de plaquetas, cambios de coloración hacia púrpura y moteada de la piel (livedo reticularis) y ulceraciones de la piel (llagas).

 

Para las mujeres embarazadas, los anticuerpos antifosfolípidos pueden llevar a desarrollar abortos repetidos e involuntarios, y pre-eclampsia (hipertensión arterial y proteína en la orina durante el último trimestre del embarazo).

 

¿Por qué se origina el  SAF?

 

El ¿por qué? los pacientes desarrollan estos autoanticuerpos no se conoce por completo.

 

La producción de estos autoanticuerpos probable es desencadenada por 1) un factor ambiental, tal como una infección que ocurre en un individuo con un fondo 2) genético por el cual él o ella se vuelven más susceptibles a la enfermedad.

 

Los aPL puede estar presente en el torrente sanguíneo durante un largo tiempo, pero los acontecimientos trombóticos se presentan sólo de vez en cuando.

 

Los aPL aumentan el riesgo de coagulación de la sangre, pero la trombosis se produce normalmente cuando otras condiciones que favorecen la coagulación están presentes, tales como la inactividad prolongada (por ejemplo, está restringido a la cama), cirugía o el embarazo. Otros factores de riesgo para la trombosis son la hipertensión, la obesidad, el tabaquismo, la aterosclerosis (endurecimiento de las arterias), y el uso de estrógenos (píldoras anticonceptivas).

 

¿Quién se enferma de SAF?

 

APS afecta a las mujeres cinco veces más frecuentemente que los hombres.

 

Se diagnostica generalmente entre las edades de 30 y 40.

 

Mientras que hasta el 40% de los pacientes con LES será un resultado positivo para los anticuerpos anti-fosfolípidos, sólo la mitad desarrollará trombosis y / o experiencia abortos involuntarios.

 

Algunas ontras enfermedades Reumáticos o autoinmunes pueden acompañarse de SAF, situación en la que se denomina SAF asociado a X Enfermedad o SAF secundario.

 

¿Cómo se diagnostica el SAF?

 

El diagnóstico de APS se hace mediante pruebas de la sangre de pacientes con trombosis y / o abortos involuntarios recurrentes. El screening se realiza utilizando dos tipos de pruebas.

 

Las pruebas pueden variar de un paciente a otro debido a las diferencias en el SAF que presente cada uno.

 

Una sola prueba no puede detectar todos los posibles autoanticuerpos que generan la enfermedad, por lo que es muy recomendable su uso combinado.

 

Al menos una de estas pruebas deben resultado positivo, y se debe confirmar en dos ocasiones con no menos de tres meses de diferencia entre cada prueba.

 

En general, cuanto mayor sea el nivel de la prueba y el mayor número de pruebas positivas aumenta el riesgo de desarrollo de los síntomas.

 

Tener análisis de sangre positivos únicamente en la ausencia de un coágulo no hace un diagnóstico de SAF.

 

Hay personas sanas que tienes anticuerpos Antifosfolípidos en la sangre que nunca desarrollan trombosis a los largo de su vida.

 

¿Cómo se trata el SAF?

 

Muy a menudo, los aFL se detecta después de un evento trombótico o el estudio de mujeres con infertilidad y abortos involuntarios recurrentes. Por lo tanto, el principal objetivo de la terapia es la prevención de las recurrencias, dado que la presencia de los anticuerpos pone al paciente en fuerte riesgo de futuros episodios.

 

El tratamiento es personalizado dependiendo el sexo, la manifestación del SAF (órgano u órganos afectados) así como la severidad del cuadro.

 

Por lo general el uso de anticoagulantes es la base del tratamiento, así como algún inmunosupresor en casos específicos.

 

 

 

Información recabada por expertos certificados en el Tema, con apoyo de material para pacientes del Colegio Americano de Reumatología. 

Esta hoja de datos para pacientes se proporciona solamente para información general. Las personas deben consultar a un proveedor de salud calificado para obtener asesoramiento médico profesional, diagnóstico y tratamiento de una condición médica o de salud.